jueves, 28 de abril de 2016

“Irène” - Pierre Lemaitre



Hace como dos años empecé a leer reseñas muy entusiastas de “Vestido de novia” de Pierre Lemaitre. Tanto que no dudé en hacerme con él (aunque aún no he tenido ocasión de leerlo). Luego se empezó a hablar de una serie de novela negra, decían que estaba aún mejor… y me volví loca de ganas de leerla. Gracias a la lectura conjunta organizada por El universo de los libros y El templo de la lectura, he podido leer el primero “Irène”: Ya os adelanto que me ha encantado y que estoy deseando seguir con “Alex”, “Rosy y John” y “Camille”

Éstas son mis impresiones



Pierre Lemaitre

Pierre Lemaitre nació en París en 1951. Antes de ganar el Premio Goncourt 2013 con su novelaNos vemos allá arriba, ya era un escritor de renombre en el género de la novela policiaca. Con Irène(2006), su primer thriller, recibió el Premio a la Primera Novela Policiaca del Festival de Cine Policiaco de Cognac, e inició la serie protagonizada por el inspector Camille Verhoeven, que incluyeAlex (2011, ganadora del Crime Writers Association International Dagger Award 2013 junto a Fred Vargas y del Premio de lectores de novela negra de Livre de Poche 2012, seleccionada para el RUSA Reading List Horror Award y uno de los libros del año según el Financial Times, que se halla en curso de adaptación al cine por James B. Harris, con guión del propio Lemaitre), Rosy & John (2012) y Camille (2012) -todas ellas de próxima publicación en Alfaguara-. Fuera de la serie llegaron, con una extraordinaria recepción por parte del público y de la crítica, Vestido de novia (Alfaguara, 2014) -Premio del Salon du Polar 2009, que está siendo adaptada al cine- y Ejecutivos negros (2010). Pierre Lemaitre es también guionista de ficción y de series de televisión y ha sido profesor de literatura francesa y norteamericana. Además del Goncourt y del Dagger Award, ha obtenido el Premio de Novela Negra Europea, el Premio a la mejor novela francesa 2013 de la revista Lire, el Premio Roman France Télévisions y el Premio de los Libreros de Nancy-Le Point, y su obra, con más de medio millón de 
lectores, está siendo traducida a dieciocho idiomas.



Datos técnicos

Título: “Irène”

Autor: Pierre Lemaitre

Traductor: Juan Carlos Durán Romero

Editorial: Alfaguara

Publicado por primera vez en mayo de 2015

Encuadernación: Tapa blanda con solapas

ISBN: 978-84-204-1885-8

Páginas: 288

PVP: 19,95 Euros en papel



Argumento

El comandante Camille Verhoeven vive la vida perfecta: está casado con la maravillosa Irène, con la que espera su primer hijo. Pero su felicidad se resquebraja tras un asesinato inusualmente salvaje. Desde que la noticia se hace pública, la prensa lo acecha y cada uno de sus movimientos se convierte en noticia de portada.

Verhoeven descubre que el asesino ha matado antes. Cada uno de sus crímenes parece rendir homenaje a una novela negra clásica, por lo que los periodistas se apresuran a darle un sobrenombre: "El Novelista". Quienes pueden ayudar a encontrarlo se suman a la lista de sospechosos: un librero y un profesor universitario expertos en novela negra. La investigación se convierte así en un duelo intelectual, y en una aterradora carrera contra el reloj.



Impresiones


Camille Verhoeven es comandante de la policía francesa. La vida le va bien, con un trabajo que le gusta y una mujer a quien ama profundamente y de la que está esperando un hijo. Pero un doble asesinato particularmente salvaje tiene lugar en una casa de las afueras y Camille será el encargado de investigarlo. Desgraciadamente, pronto descubren que el asesino ha actuado antes y que entre los crímenes parece haber una relación: el asesino pone en escena crímenes de novela en un particular homenaje al que parece su género literario favorito.

Sin apenas pistas que seguir, Camille tiene que pedir ayuda a personas ajenas a la policía: en concreto, un librero de viejo y un profesor de literatura expertos ambos en novela negra. Al mismo tiempo, tiene que lidiar con la prensa que le acosa ferozmente, especialmente un incisivo periodista a quien no trata bien en un primer momento y parece que la ha tomado con él.

"Irène” es el primer libro de una tetralogía compuesta, además, por “Alex”, “Rosy y John” y “Camille” (este último de próximo publicación en España). Sólo he leído el primero pero, ya os adelanto, que en mi opinión es mejor leer esta serie en orden. Me imagino que los casos investigados serán independientes y que empezarán y terminarán en cada novela pero en “Irène” ocurre algo que, si empezáis a leer la serie por la mitad o el final, ya habréis averiguado y es mejor ir en albis. Así que, ya sabéis, primero “Irène” y luego el resto.

La serie está protagonizada por Camille Verhoeven, comandante de la policía parisina. De hecho, la última entrega de la tetralogía lleva por título su nombre, Camille. En España se ha cambiado el título a la primera entrega. El título original es “Travail soigné”, es decir, “trabajo soñado”. Es un título que no dice nada (realmente, ni siquiera hace pensar en una novela negra). El título español, “Irène” es, sin duda, más bonito pero tiene un problema: en cuanto empiezas a leer y ves que hay un personaje de la novela que se llama así te da un mal rollito…. Esa es la única pega que le puedo poner a una novela que, por lo demás, me ha parecido redonda y que me ha encantado.

Camille es, como todos los policías literarios (¿serán así los verdaderos?) un hombre apasionado por su trabajo. Le dedica todas las horas necesarias y más, incluso a pesar de su vida personal. Vida personal perfecta, por otro lado, pues está casado con una mujer a la que adora y están esperando un hijo. Tiene remordimientos por quitarle tiempo a su mujer, más encontrándose en tan avanzado estado de gestación, pero es que una vez que se mete en un caso, no puede parar hasta encontrar al criminal. Camille es un investigador que nada tiene que ver con el típico policía de novela negra; no sólo porque no tiene un desastre de vida personal sino también por su aspecto físico: no llega al metro y medio de estatura y, claro, eso le supone una serie de complicaciones: desde la gente a la que conoce que no sabe ni cómo mirarle hasta cuestiones puramente físicas como la de no alcanzar a ciertos sitios o la de no abultar nada en la silla cuando se reúne con su equipo, por lo que normalmente habla con ellos de pie.

Al poco de empezar el libro nos encontramos con el primer crimen y la primera escena de crimen. Tengo que deciros que es una de las más salvajes que he leído nunca (con perdón de Thilliez, que no le va a la zaga). Y, encima, Lemaitre lo describe todo tan bien que, claro, es como si estuvieras allí y la experiencia no es para estómagos sensibles. Tampoco el informe de la autopsia. Son unos asesinatos totalmente salvajes, escapan de cualquier comprensión humana. Los demás –porque hay más- son igualmente salvajes pero no me impresionaron tanto como el primero. Quizás porque no me lo esperaba pero me dejó con la boca abierta.

Estamos ante una novela negra metaliteraria. No lo hubiese dicho pero ya que la propia sinopsis ofrecida por la editorial lo dice, pues yo también. Resulta que el asesino recrea en sus crímenes algunos famosos crímenes literarios. Un asesino imitador de lo más culto, ¿no creéis? No os diré qué libros se citan pero sí que alguno de ellos sí que los he leído, así que me ha hecho ilusión encontrármelos citados aquí aunque sea de forma tan macabra

Estamos ante una novela negra en la que se da bastante importancia a lo personal; no sólo interesan los crímenes, la investigación policial y el detener al o a los culpables, sino quiénes los llevan a cabo. Y, sobre todo, Camille, que es el protagonista de ésta y de las demás novelas. Es un personaje peculiar por lo que antes he comentado y el autor se mete bastante en su interior y llegamos a conocerle bastante bien. Pero no sólo describe bien la personalidad de su protagonista, sino también la de algunos secundarios de lujo. Como a su equipo investigador: Malevan, Louis y Armand, tres policías de muy diferente signo, que no tienen nada que ver entre sí ni con Camille y que le dan bastante juego.

En cuanto al estilo de Pierre Lemaitre, basta deciros que me ha parecido un gran escritor de novela negra (no sólo a mí sino a más gente pues tanto el público como la crítica le alaban e incluso le han otorgado algunos premios, entre ellos el Goncourt). Es muy preciso en sus descripciones tanto de personajes como de escenarios y situaciones. La novela resulta muy visual, es muy fácil “ver” lo que Lemaitre nos cuenta. Para lo bueno y para lo malo (ya he dicho que hay algunas escenas duras de “ver” y que podrían herir la sensibilidad de algunos no acostumbrados a estos temas y a este tipo de descripciones así que tenedlo en cuenta si sois de estómago sensible). Utiliza un narrador omnisciente que desde fuera y focalizando en Camille nos va contando los avances de la investigación. Es de esos novelas negras que tienen tanto ritmo que es difícil separarlas del thriller. ¿Es Irène novela negra o es thriller? Supongo que la respuesta correcta sería decir que ambas cosas porque negra lo es sin lugar a dudas pero tiene un ritmo endiablado que lo acerca, si no lo mete de lleno, al más típico de los thrillers. A mí me duró cuatro ratos como quien dice pues en cuanto leí la primera escena del crimen ya no pude parar de leer. Lemaitre maneja perfectamente la tensión narrativa, dosificando la información, haciendo dudar continuamente al lector, ofreciendo giros, vueltas y revueltas y, por supuesto, muchas sorpresas. Y, no sólo eso, también emoción. El final es de infarto y muy emotivo así que, si sois como yo, mejor tened el pañuelo cerca.





Conclusión final

En fin, por si a alguien no le ha quedado claro, “Irène” me ha encantado. Me ha dejado totalmente noqueada y con unas ganas tremendas de leer “Alex” para ver cómo es la vida de Camille después de todo lo que pasa en esta novela. Espero leerla en breve porque, de verdad de la buena, he quedad prendada de esta serie.

Podéis comprarla en Popular libros



miércoles, 27 de abril de 2016

“Encuéntrame” - Gilly MacMillan



Lo mío con este libro fue amor a primera vista. Tras una portada sencilla pero bonita y un título que, en principio, no dice gran cosa, debajo de éste hay una frase que me dejó tocada “Te das la vuelta un momento y tu hijo ha desaparecido”. Cogí el libro por esa sola frase. Y acerté, me ha encantado

Éstas son mis impresiones



Gilly MacMillan

Estudió Historia del Arte en la Universidad de Bristol y cursó un master sobre arte moderno británico en el Courtauld Institute of Art de Londres.

Trabajó en The Burlington Magazine y en la Hayward Gallery. Fotógrafa, imparte clases de fotografía en un instituto de Swindon

“Encuéntrame” es su primera novela aunque en su país ya se han publicado otras dos novelas

Podéis saber más cosas sobre esta escritora en su página web www.gillymacmillan.com




Datos técnicos

Título: “Encuéntrame”

Autora: Gilly MacMillan

Traductora: María del Puerto Barruetabeña Díez

Editorial: Alianza

Publicado por primera vez en abril de 2016

Encuadernación: Tapa blanda con solapas

ISBN: 978-84-9104-286-0

Páginas: 472

PVP: 18,00 Euros en papel/ 12,98 la edición digital



Argumento

Ben Finch tiene ocho años. Desapareció una tarde de domingo, mientras paseaba por el bosque, en un momento en el que se despistó su madre, Rachel Jenner. Desesperada por encontrar a su hijo, Rachel ve cómo su infierno personal se convierte súbitamente en la noticia de cabecera de todos los medios, en la peor pesadilla de toda su vida. El mundo entero se le viene abajo.

Al mismo tiempo que se lleva a cabo la búsqueda, Rachel tiene que enfrentarse no sólo a la ansiedad y al dolor de la pérdida de su hijo, sino también a las sospechas que se vierten en las redes sociales a través de páginas web, blogs, tuits... A Rachel no le queda nadie en quien confiar, ni siquiera su propia familia. Pero, ¿puede la sociedad confiar en Raquel? ¿Qué ocurrió realmente aquella fatídica tarde? El tiempo para encontrar a Ben con vida se agota.

"Encuéntrame" es un apasionante thriller psicológico sobre el poder de las redes sociales; sobre las miserias humanas, incluidas las familiares, pero también sobre la fuerza del ser humano para enfrentarse a la adversidad.



Impresiones

Rachel Jenner estaba paseando, como hacía a menudo, por el bosque con su hijo de ocho años Ben. En un momento determinado, Ben le pidió permiso para adelantarse hasta el claro del columpio. Estaba sólo unos metros más adelante y, aunque a Rachel le daba un poco de apuro, acabó accediendo pues sabía que tenía que fomentar que fuera un niño independiente. Ben y su perra se fueron corriendo todo contentos y Rachel les siguió andando. Pero cuando llegó al claro, el columpio se movía y no había ningún niño en él. Ben no aparecía por ninguna parte y tampoco la perra. Rachel empezó a buscarles pensando que se habían escondido para darle un susto pero no les encontró y empezó a preocuparse. Con motivo: Ben había desaparecido y la perra apareció al poco rato con la pata rota.

Se inicia así la peor pesadilla que puede vivir una madre: la desaparición de su hijo. Y también una minuciosa investigación contra reloj por parte de la policía pues ya se sabe que en los casos de desapariciones de niños las primeras horas son cruciales si se quiere encontrarles con vida.

Empiezo diciendo que el libro me ha encantado. No sólo me ha tenido completamente absorbida los tres o cuatro días que me ha durado la lectura, sino que me ha removido por dentro. Es imposible no leerlo sin tener que hacer frente a tus propios demonios. Porque cuando eres madre empiezas a ser una persona temerosa: no puedes evitar temer que les pase algo a tus hijos. Y lo que le pasa a Rachel es, quizás, la peor de las pesadillas: que tu hijo desaparezca y que, encima, tú te lo reproches. Porque Rachel le dejó solo. Fueron unos minutos, claro que sí, en un lugar conocido, acompañado por su perra…, pero le dejó solo. Y eso Rachel no se lo puede perdonar (como no nos lo perdonaríamos ninguna)

La trama me ha resultado fascinante por lo que he comentado, porque me ha sido imposible no personalizar y ponerme en el lugar de la pobre Rachel. Pero es que, además, es una novela magníficamente escrita. No es la primera novela que leo sobre desapariciones de niños pero sí que es la mejor construida y la que más me ha gustado.

Y digo que está bien construida porque Gilly MacMillan no deja nada por contar. Tiene el acierto de acercarse al asunto desde diferentes perspectivas de tal modo que envuelve al lector quien no puede evitar sentirse parte del elenco de personajes. Cada uno tomará su propio papel: algunos el de la madre, otros el del padre, el del inspector encargado de la investigación, el que sea…, pero entraremos de cabeza en la historia, de eso no me cabe duda. Y es que tal y como está contada, involucra.

La autora utiliza la narración en primera persona. Ya he dicho por activa y por pasiva que me encanta esta forma narrativa por lo que tiene de introspección en la mente del protagonista. Pero tiene una desventaja y es que sólo nos acercamos a los hechos desde la perspectiva del narrador que, en un caso de investigación, a fuerza ha de ser limitada y sesgada. Pero MacMillan lo soluciona perfectamente: habrá dos narradores, ambos en primera persona. Por una parte, tenemos a Rachel, por otra a James Clemo, Jim, el inspector encargado del caso. Ambos nos cuentan cómo viven ellos la historia. Que Rachel nos muestre cómo la vive es casi imprescindible en un caso como éste en el que se quiere dar tanta importancia a la investigación en sí como a las sensaciones de quiénes tienen que vivir el caso. Y, en este caso, los sentimientos más importantes son, sin duda, los de Rachel. No porque no tengan importancia los del padre de Ben (que, evidentemente, la tienen) sino porque es Rachel quien pierde al niño y quien va a tener que asumir las consecuencias de todo ello. Pero también es importante ver cómo se realiza la investigación y no sólo por la actividad en sí sino porque los casos de desapariciones de niños afectan mucho, psicológicamente hablando, a los policías que las investigan. Así que Jim nos contará, no sólo los pasos policiales que se van dando, sino cómo le afecta eso a él. Y le afecta mucho. Muchísimo.

Me ha gustado mucho que la novela no sea la típica novela negra, o policiaca, de intriga o de misterio o como queráis llamarla, sino que se le de muchísima importancia a los sentimientos. La autora hace una definición psicológica magnífica de lo que un hecho como la desaparición de un menor supone para todos los que están a su alrededor: para sus padres, el resto de la familia, amigos, policía y la gente en general. Porque la gente, el público, tiene mucha importancia en esta novela. Y la prensa. Esa prensa a la que se denomina amarilla a la que la autora critica fuertemente. Hay algunas escenas realmente tremendas porque la prensa mueve voluntades, qué duda cabe, y puede conseguir que se llegue a situaciones tan injustas como a hacer parecer culpable a quien no lo es. También es interesante el papel que se da a otras fuentes de información, como puede ser un blog. Un blog que se crea al hilo de la desaparición y en el que se recoge información privilegiada, en el que se vilipendia a ciertas personas… De verdad que todo lo relacionado con ese tema me ha parecido tremendo, muy injusto, pero también muy real. Desgraciadamente, la información sesgada –y la no sesgada, en realidad- puede manipular la voluntad de la gente y hay veces que nos dejamos llevar donde se nos quiere llevar. Es por eso que todos los que tienen la capacidad de mover voluntades deberían tener mucho cuidado con lo que hacen

La prosa de la autora me ha encantado. Me ha parecido una novela de calidad bastante superior a la media (en este género). Una prosa cuidada, precisa pero que sabe llegar al lector e involucrarle. La autora sabe manejar la tensión narrativa y, aunque no es un thriller vertiginoso (tipo , para que os hagáis una idea, a los de Axat o Gómez Jurado) porque la autora prima la trama y los personajes sobre la velocidad y el ritmo, al mismo tiempo no puedes dejar de leer. Es de esos libros que te enganchan pero no a base de trucos (el típico de cerrar un capítulo con un golpe de efecto que hace que tengas que leer inmediatamente el siguiente) sino por el interés de lo que cuenta y de cómo lo cuenta. Y, lo que he dicho antes, involucra al lector, te hace partícipe de la historia, vives el caso, sufres con los personajes… Yo acabé llorando a mares, con eso os lo digo todo



Conclusión final

En fin, me ha encantado este libro. Me dio buenas vibraciones ya desde el primer momento porque pensé que la historia me podía gustar pero no ha sido sólo la historia, ha sido todo: la trama, lo bien que está construida, los magníficos personajes, la crítica a la prensa, la humanización de la policía, la emoción contenida… Todo. Una lectura de diez

Podéis comprarlo en Popular libros


martes, 26 de abril de 2016

“Déjate de chorradas y búscate una vida" - Katarina Bivald



Hace unos años leí el anterior libro de esta autora, “La librería de los finales felices” Como aquella, esta nueva novela –que ha publicado recientemente Espasa- tenía un título muy atractivo, así que me hice con ella

Éstas son mis impresiones



Katarina Bivald

Katarina Bivald, nacida en Suecia en 1983, trabajó como librera durante años. La librería de los finales felices es su debut literario y será publicado en 15 países, entre ellos Reino Unido, Francia, Italia y Austria.

En la actualidad, Bivald comparte un piso a las afueras de Estocolmo con su hermana, repleto de estanterías cargadas de libros.

Escribe libros encuadrados en el género feel good:

.- “La librería de los finales felices”

.- "Déjate de chorradas y búscate una vida"



Datos técnicos


Título: “Déjate de chorradas y búscate una vida"

Autora: Katarina Bivald

Traductor: Pontus Sánchez

Editorial: Espasa

Publicado por primera vez en marzo de 2016

Encuadernación: tapa blanda con solapas

ISBN: 978-84-08-15147-0


Páginas: 448

PVP: 19,50 Euros en papel



Argumento

El verano en que Anette Grankvist cumplió dieciocho años se prometió a sí misma tres cosas: conduciría una moto, se compraría una casa y se valdría por sí misma.
Diecinueve años después, a punto de cumplir los cuarenta, sólo ha conseguido apañárselas como ha podido. Mientras su hija vive en casa, las prioridades han sido otras, pero cuando Emma empieza la universidad, Anette descubre que una cosa es ser madre soltera con hijos, pero serlo sin ellos es energía femenina desaprovechada.
¡Nunca en su vida había tenido tanto tiempo libre! ¿Se apuntará a conocer a hombres por Internet? ¿Le dará por el feng-shui, el punto de cruz? No, Anette retomará su lista de proyectos pendientes (y aparentemente imposibles) y empezará por el primero de ellos: conducir una moto.



Impresiones

La hija de Anette Granksvist se va de casa para estudiar en la universidad. Anette es madre soltera y durante los diecinueve años que tiene su hija se ha dedicado en exclusiva a ella por lo que su marcha le deja hecha polvo. Anette es una mujer joven, ni siquiera ha cumplido los cuarenta, pero su vida se reduce a su hija y a su trabajo en un supermercado. Ha tenido pocas relaciones amorosas en su vida y, aunque tiene amigas en el trabajo, no sale con ellas. Así que al irse Enma se encuentra muy sola

La casa se le cae encima y sus amigas le recomiendan hacer algo: dejarse de lamentar y buscarse una vida propia. Entonces ella piensa en cuáles eran sus propósitos de vida cuando era jovencita y si los ha cumplido. Se da cuenta de que de los tres que tenía no ha cumplido ninguno: conducir una moto, tener su propia casa (vive de alquiler) y ser dueña de su propia vida. Así que decide empezar por el primero de ellos, que lo ve más fácil: se apunta a una autoescuela y comienza a dar clases. Pero resulta que el instructor, más joven que ella, es un hombre muy educado y amable y entre ellos hay feeling. ¿Podrán ser amigos? ¿o quizás algo más?

Éste es un libro que me entró por su título. Una es así de frívola pero fue verlo y desear leerlo. La portada también ayudó, la verdad. Pensé que sería un libro divertido y la verdad es que, tras varias novelas negras sobre el mal, necesitaba algo ligero y sin complicaciones. No me equivoqué pues precisamente eso es lo que he encontrado en esta novela. Aunque también os digo que me lo esperaba más divertido.

Nos plantea esta novela el síndrome del nido vacío: ¿qué hacer cuando los niños crecen y se van de casa? Está claro que dejan un vacío no sólo físico sino temporal que de alguna manera hay que llenar. Ese vacío se nota aún más cuando, como Anette, nadie más vive en el hogar familiar; no tiene una pareja o más hijos que le hagan compañía, así que se encuentra un poco deprimida y completamente sola. Como dice ella, hay pocas cosas más absurdas que ser madre soltera sin hijos. La solución está clara: ocupar el tiempo libre haciendo cosas. Y así lo hace Anette apuntándose a clases de conducir motos y, más tarde, organizando una fiesta municipal.

Vemos cómo Anette va abriéndose a otras experiencias y, en cierta forma, recuperando su vida, dejando de ser sólo la madre de Enma para ser de nuevo Anette.

El punto fuerte de esta novela son los personajes que son como muy entrañables y achuchables, muy reales. Anette me ha caído muy bien, es una auténtica salada. Es la protagonista de la novela, hecho reforzado porque es ella misma quien nos lo cuenta todo en primera persona. Me encanta la relación que ha forjado con su hija; hay veces que la propia Enma parece más madura y que es ella quien cuida de su madre y no al revés. También me gusta mucho la relación que tiene con sus dos compañeras de trabajo; las tres son mujeres muy diferentes entre sí pero se complementan y se ayudan mutuamente y, sobre todo, están ahí en los momentos difíciles

Y luego tenemos a Lukas, el profesor de la autoescuela. Con él Anette comprobará que aún es una mujer deseable y que todavía hay tiempo en su vida para el amor. Pero deberá superar sus miedos y reticencias porque nunca se ha manejado bien en las relaciones con el sexo contrario y, de hecho, todas han sido un fracaso y ella ha salido escaldada. Por lo que le costará abrirse y ya veremos si lo consigue o no

Los personajes están bastante bien desarrollados. Todos son muy normales, personas corrientes que te puedes encontrar perfectamente por la calle y ése es uno de los aciertos de esta novela.

La novela transcurre en una ciudad pequeña de Suecia pero, no sé bien por qué, me costaba situarla allí y más me parecía que estábamos en Norteamérica. Son cosas mías, no hay nada en concreto que me lleve a pensar eso pero, en realidad, podría ocurrir en muchos lugares del mundo (incluso los nombres de los personajes son tan internacionales que no chirrían en casi ningún país: Lukas, Pia, Enma…)

La novela comienza con un tono bastante humorístico que te hace sonreír. Por eso y por el título pensaba que me iba a encontrar una novela de humor. Sin embargo, no me lo ha parecido. Sí que hay algunas escenas que hacen sonreír y las salidas de Anette son a veces bastante graciosas pero no creo que estemos ante una novela de humor sino, más bien, ante una novela de superación personal. De hecho, en algunos momentos la autora se pone bastante seria e incluso hay alguna escena con contenido dramático. Pero, en líneas generales, estamos ante una de esas novelas amables, agradables, frescas, ligeras… “novelas feel good” que se han dado en llamar

El estilo de Katarina Bival es fresco y sencillo. En su novela abunda el diálogo lo que hace que se lea sin esfuerzo y con bastante rapidez resultando una novela entretenida. La narración en primera persona por la protagonista es en este caso un acierto al acercárnoslo mucho más que si fuera un narrador omnisciente quien contara las cosas





Conclusión final


Si buscáis una novela entretenida, fresca, ligera, para pasar un buen rato, con un toque de humor, “Déjate de chorradas y búscate una vida” puede ser una buena opción

Podéis comprarla en Popular libros


lunes, 25 de abril de 2016

Empezando la semana

Este primer día de la semana me pilla a tope de libros. Y, encima, teniendo que empezar dos nuevos. Para más inri, desde el jueves estaré fuera. No sé cómo me las voy a arreglar...

Os cuento qué tengo entre manos

"El signo del dragón" de Ricardo Alía. Estuve el miércoles en la presentación y enseguida me puse a leerlo. Llevo unas cien páginas y me está gustando mucho



"Sobre Grace" de Anthony Doerr, dentro de la lectura conjunta que organizo con albanta. Lo empezamos el viernes pero no he podido leer mucho (menos de cien páginas: Eso sí, como con la anterior obra de este autor, me están encantando su forma de escribir

Comentamos nuestros avances en Twitter mediante el hastag #Sobre Grace







"El desorden que dejas" de Carlos Montero. Es el último premio Primavera

En un rato tonto lo empecé el viernes... y me leí una cuarta parte. Me tiene enganchada perdida

También sigo leyendo "EL rumor de la caracola" de Sarah Lark. Me quedará algo así como un tercio así que espero terminarlo esta semana





"La fábrica de las sombras" de Ibon Martín. Ésta no la he empezado pero la empezaré hoy pues hoy se da inicio a la lectura conjunta que organizo yo misma. Como la anterior novela de la serie me gustó mucho, le tengo muchas ganas a ésta

Iremos comentando nuestras impresiones en Twitter mediante el hastag #LaFabricaDeLasSombras.

También esta semana deberíamos empezar a leer "Sarna con gusto" que no han llegado los ejemplares de los ganadores pero se supone que están al caer. Y en twitter habían dicho de leer el jueves "EL silencio de la ciudad blanca" de Eva García Sainz pero no veo forma humana de salir con bien de todo este lío en el que me he metido yo solita. ¡Socorrooo!







domingo, 24 de abril de 2016

Presentación de "El signo del dragón" de Ricardo Alía


Hace unos días Maeva ha publicado la primera entrega de una nueva trilogía negra. Una trilogía que tiene por escenario  mi ciudad, Donostia-San Sebastián. Se trata de La trilogía del zodíaco y el primer título es "El signo del dragón". Su autor es Ricardo Alía y yo tuve la suerte de charlar un rato con él el pasado miércoles. A continuación os cuento qué me dijo pero antes os dejo la portada y la sinopsis para que os hagáis una idea de cómo es la novela






Enero de 2012, comienza el Año del Dragón, el único animal mi­tológico del Zodíaco chino, que representa la sabiduría, el poder y la riqueza. Después de que ETA anuncie el cese definitivo de su actividad armada, la vida en la idílica ciudad de San Sebas­tián discurre serena y sin delitos graves. Pero la situación cambia drásticamente cuando se halla el cuerpo decapitado de un joven estudiante de bachillerato en la Facultad de Ciencias Químicas. La investigación recae en Max Medina, inspector de Homicidios de la Ertzaintza, cuya fuerte personalidad chocará con la de una nueva compañera recién graduada, Erika López, y con la del agente de la científica Joshua O´Neill.
Los crímenes se sucederán en el Año del Dragón, un signo pro­penso a catástrofes naturales y acontecimientos trágicos.


Entrevista con Ricardo Alía


En una entrevista un poco improvisada (bueno, miento, totalmente improvisada jejeje), Ricardo me contó que era donostiarra, que estudió Químicas en la Facultad del campus de Ibaeta hace quince años y luego se fue a Barcelona a buscarse la vida como escritor. Pero allí le surgió un trabajo de lo suyo y dejó un poco aparcada la escritura; sólo un poco porque escribe desde siempre y tiene varias obras guardadas en el cajón.Un día decidió presentar "El signo del dragón" a un agente literario, a éste le gustó, se la envió a Maeva y hasta aquí (Ricardo manda desde aquí un consejo a los escritores que quieran publicar sus obras: buscar un agente literario)

La novela trata de un crimen que se ha cometido en la facultad de Químicas de San Sebastián. Max Medina, un ex policía nacional reconvertido en ertzaina será quien se encargue del caso. Medina es un policía un poco complicado, que le gusta trabajar en solitario, a quien no se le da bien acatar órdenes... En esta ocasión se le asigna por primera vez una compañera y ambos tendrán que buscar la forma de trabajar juntos.



Prefiere no contar demasiado para que los lectores sean los que descubran por sí mismos los secretos de la novela. Lo que sí me dijo es que hay una trama principal y varias subtramas. Que el caso investigado empieza y termina en esta novela pero que hay una espina dorsal que une a las tres novelas de la trilogía y que, por tanto, continuará en la segunda y tercera entregas.

Me comentó Ricardo que trabaja mucho los personajes, no sólo los protagonistas sino también los secundarios. Le interesa que sus personajes sufran y evolucionen. Como en una novela no le daba para contarlo todo, decidió hacer una trilogía. Ya están escritas las tres y Maeva tiene fecha prevista de publicación: "El vuelo de la serpiente" se publicará en septiembre de 2016 y "El salto del caballo" en enero de 2017, así que no tendremos que esperar demasiado (por suerte)

Ricardo confesó moverse muy bien por los escenarios de la ciudad y los de la facultad de química, ya que los conoce a la perfección. Respecto a los temas criminológicos y policiales conoce bastante el tema porque desde siempre ha sido lector de novela negra y usuario de biblioteca; además, ha recibido el asesoramiento de un amigo que los conoce de forma profesional.

Las novelas surgieron de la confluencia de dos ideas. Cuando estudiaba en la universidad se quedaba muchas tardes estudiando en la biblioteca, hasta las nueve de la noche incluso. La facultad de Químicas es un poco laberíntica y muchas veces le dio por pensar qué podía pasar en ese viejo edificio por las noches. Por otro lado, hace dos años vio en la televisión un documental sobre Federico García Lorca, los enterramientos comunes, etc... y eso le dio una idea para la novela.

Por otro lado, quería situar bien la novela en el contexto social en el que los hechos se producen. La novela transcurre en el año 2012. ETA había dejado las armas definitivamente lo que a él le interesaba para que la policía pudiera centrarse en otros temas diferentes al del terrorismo

Confesó ser un gran lector y tener gustos bastantes eclécticos. Lee mucha novela negra pero también novela sudamericana, a Murakami, etc... 

También me desveló que tiene varios relatos y novelas en un cajón. Una de ellas, titulada "El piano envenenado" toca el tema del ajedrez, otra de sus grandes pasiones (llegó a competir internacionalmente en torneos de ajedrez)

Yo sólo os diré que ya estoy leyendo la novela y que me está encantando. En breve reseña



sábado, 23 de abril de 2016

Ganadores de "La librería a la vuelta de la esquina"



Lo primero es lo primero: feliz día para todos los que tenemos la suerte de disfrutar leyendo. Ése es nuestro mejor regalo pero, si además, nos regalan o nos autoregalamos un libro (y una rosa si estáis por Barcelona) pues mil veces mejor. ¿Ya habéis engrosado vuestra biblioteca con algún libro? Contadme, contadme...

Y ahora, tres blogueros van a recibir su particular regalo en forma de libro. Los tres afortunados que han ganado "La librería a la vuelta de la esquina" son:

Mar

Lidia Casado

Yakoytroy
¡Felicidades a las tres! Tenéis un plazo de 48 horas para enviarme vuestros datos a vbg9430@gmail.com Espero que disfrutéis mucho de estos maravillosos relatos

viernes, 22 de abril de 2016

“Tres abuelas y un joyero de ida y vuelta” - Minna Lindgren



Como sabéis, estamos leyendo en una lectura conjunta los tres libros que forman la trilogía de Helsinki, “la trilogía de las abuelas”. Hace un par de semanas reseñé el primer libro, “Tres abuelas y un cocinero muerto” y hoy os traigo la reseña del segundo, “Tres abuelas y un joyero de ida y vuelta”

Éstas son mis impresiones



Minna Lindgren

Minna Lindgren es periodista y columnista freelance, conocida en Finlandia por su personal estilo de escritura y su irreverente enfoque de temas tan variados como la ópera o la muerte.
Además de novelas, ha escrito libros de no ficción sobre cultura y música clásica. En 2009 recibió el Premio Bonnier de Periodismo.



Datos técnicos

Título: “Tres abuelas y un joyero de ida y vuelta”

Autora: Minna Lindgren

Editorial: Suma de letras

Publicado por primera vez en noviembre de 2015


Encuadernación: Tapa blanda con solapas

ISBN: 9788483658680


Páginas: 384

PVP: 18,90 Euros en papel /9,99 el ebook



Argumento

Siiri, Irma y Anna-Liisa creen haber recuperado la tranquilidad de su rutina diaria en El Bosque del Crepúsculo, el centro para la tercera edad de Helsinki en el que viven. Pero pronto las tres abuelas ven cómo su vida pasa a convertirse en un infierno por unas obras de reforma interminables. Los trabajos se inician escandalosamente temprano, el ruido es ensordecedor, en las paredes surgen agujeros, los residentes tienen que usar inodoros portátiles... y el joyero de Anna-Liisa desaparece misteriosamente.

A las ancianas no les queda más remedio que mudarse a un piso compartido, donde sus costumbres y manías no harán la convivencia nada fácil. Siiri, Irma y Anna-Liisa comienzan además a darse cuenta de que las obras de su residencia son bastante sospechosas y pueden encubrir otras actividades criminales. Cuando los secretos empiecen a desvelarse las tres amigas descubrirán que en esta vida poca gente está tan libre de culpa como parece.




Impresiones

Las obras han llegado a El Bosque del Crepúsculo, la residencia para la tercera edad donde viven Siiri, Irma y Anna-Liisa, las entrañables nonagenarias que conocimos en “Tres abuelas y un cocinero muerto”. Aunque desde la dirección les han asegurado que las obras no les van a suponer ningún perjuicio, pronto queda claro que eso no va a ser así: ruidos que empiezan casi de madrugada, averías constantes, incluso tiran la pared que separa las habitaciones de Sirii e Irma. A las abuelas les queda claro que no pueden vivir allí mientas duren las obras y el embajador, el marido de Anna-Liisa, encuentra la solución: se van los cuatro más Margit a un piso propiedad del embajador que ha quedado vacío. No es un piso muy normal aquel pues la decoración no puede considerarse menos que rara, a saber qué actividades se desarrollaban allí.
Los cinco ancianos tendrán que habituarse a convivir juntos, lo que nunca es tarea fácil

Además, Sirii e Irma empiezan a notar cosas raras en las obras que les hacen dudar de que todo se esté realizando correctamente. Para más inri, el joyero en el que Anna-Liisa guarda sus joyas, aparece y desaparece misteriosamente…

Como en la anterior novela, no estamos propiamente ante una novela de misterio sino, más bien, ante una novela con un fuerte componente de crítica social. Sí es verdad que hay alguna actividad criminal alrededor de las abuelas y, aunque no es el objeto principal de la historia, sí que, afortunadamente, en este caso todo queda mejor resuelto y atado que en la primera novela

Esta novela recupera los entrañables personajes de la primera parte. La verdad es que acabé cogiendo cariño a las tres abuelitas, especialmente a Sirii e Irma y me ha gustado reencontrármelas. En esta ocasión, la historia se enriquece con algunos personajes más. Ana-Liisa se ha casado con el embajador lo que, además de tocar el tema del amor en la tercera edad (o cuarta porque con noventa años ya no sé ni qué edad es jajaja), el embajador dará mucho juego porque, aunque es un hombre encantador, tiene negocios que no sé yo. También se tocará mucho el tema de la muerte porque el marido de Margit es un enfermo terminal y ella sólo puede pensar en la muerte y en la eutanasia. En Finlandia la eutanasia no es legal y a Margit sólo le queda esperar que por fin muera, y digo por fin porque el pobre hombre no tiene curación posible y esperar sólo es alargar su agonía.

Como siempre, el tema de la muerte se trata de una forma muy curiosa. Sin tristeza, sin miedos. Las abuelas están más que acostumbradas a ella e incluso la desean. Han pasado por muchas cosas, han visto morir a mucha gente, incluso a sus hijos y saben que ya nos les queda mucho tiempo por vivir. Ahora lo importante es morir de buena forma. Y en la novela se ponen ejemplos de formas malas de morir y de formas buenas, rodeados por sus familiares o amigos, con un funeral bonito, etc…

También se toca el tema de ciertos negocios que esconden detrás negocios mucho más turbios. De esto no os diré nada más para no desvelar nada importante pero es un tema que me ha parecido bastante interesante.

Como el anterior libro, la novela está imbuida de un cierto toque de humor; un humor irónico, negro e incisivo. Decía en la reseña de la primera novela que no lo había pillado mucho; por suerte, en esta novela, o bien es que he estado más espabilada, o bien que el humor es más para todos los públicos, sí que lo he pillado y, en este sentido, me ha parecido un libro bastante más gracioso que el anterior. No para reírse a carcajadas, ni mucho menos, pero sí que hay algunas escenas bastante graciosas. Es en cierto modo lógico porque la convivencia en un piso de personas de muy distinta índole siempre da lugar a roces, conflictos y situaciones rocambolescas.

La autora utiliza un lenguaje sencillo y detallista. Se para bastante en algunas situaciones y describe con minuciosidad algunas escenas; no obstante, el ritmo se mantiene; no llega a ser acelerado pero sí que es una novela entretenida que se lee a gusto. Como en la anterior, seguimos yendo de vez en cuando de paseo en tranvía por las calles de Helsinki



Conclusión final

“Tres abuelas y un joyero de ida y vuelta” es una novela entretenida de lectura sencilla y relativamente ágil.

Igual porque ya conocía a las abuelas y su situación, quizás porque ya tenía el chip del tipo de novela que podía encontrarme, lo cierto es que esta segunda entrega me ha gustado bastante más que la primera
.

Podéis comprarla en Popular libros

 1/2

jueves, 21 de abril de 2016

“El teorema Katherine” - John Green



Aunque no suelo leer novela juvenil, sí que suelo estar al tanto de lo que más “suena” en ese ámbito y es imposible no haber oído hablar de John Green, que arrasó en todo el mundo con su “Bajo la misma estrella” , que incluso fue llevada al cine.

Aunque por casa hay un libro suyo – “Buscando a Alaska”- de mi hijo (que aún no ha leído, por cierto), me he estrenado con este autor con “El teorema Katherine”

Éstas son mis impresiones



John Green

Escritor americano, John Green es conocido principalmente por su obra dedicada a la literatura juvenil, campo en el que se ha convertido en uno de los autores más conocidos de los últimos años, gracias a títulos como Bajo la misma estrella.

Green estudió en el Kenyon College y pasó por la Universidad de la Chicago Divinity School, ya que en un principio quería convertirse en pastor episcopaliano. Sin embargo, su trabajo en un hospital infantil le llevó a escribir Bajo la misma estrella, libro que supuso su paso a ser escritor a tiempo completo.

Buscando a Alaska -su primera novela- fue un gran éxito de crítica y ventas, con premios como el Michael L. Printz, y alcanzando los primeros puestos de las listas de ventas de diarios como elNew York Times. A lo largo de su carrera ha recibido numerosos premios, como el Edgar, elStonewall o el Odissey y varias de sus novelas han sido llevadas al cine con gran éxito, como por ejemplo Ciudades de papel (2015).

Además, Green mantiene un Viídeo Blog (o Vlog) desde 2007 con miles de seguidores y que le ha permitido iniciar varios proyectos en los que ha colaborado mano a mano con muchos de sus lectores.



Datos técnicos


Título: “El teorema Katherine”

Autor: John Green

Traductora: Noemí Sobregues Arias

Editorial: Nube de tinta

Publicado por primera vez en julio de 2014 (en esta edición en octubre de 2015)

Encuadernación: Tapa dura con sobrecubierta

ISBN: 978-84-15594-66-6

Páginas: 314

PVP: 17,95 Euros en papel (también disponible en ebook y en otras ediciones)



Argumento

Según Colin Singleton existen dos tipos de persona: los que dejan y los que son dejados. Él, sin duda, pertenece al segundo. Su última ex, Katherine XIX, no es una reina, sino la Katherine número diecinueve que le ha roto el corazón.

Para escapar de su mal de amores, y con el propósito de hallar un teorema que explique su maldición de las Katherines, Colin emprende junto a su amigo Hassan una aventura que le llevará a Gutshot, un pueblecito de Tennessee, y a la sospecha de que en la vida la inteligencia no siempre es la mejor compañera de viaje.



Impresiones

Colin Singleton es un joven con altas capacidades, especialmente dotado para las matemáticas y los anagramas. Su vida social es más bien escasa y se reduce a su único amigo, Hassan. Con las chicas tiene un poco más de éxito, al menos para empezar las relaciones. Otra cosa es que luego terminen bastante rápidamente y no precisamente por voluntad suya. De hecho, acaba de romper con Katherine XIX. Y es que, si algo tiene este chico, es que sólo ha salido con chicas que se llaman Katherine, hasta hacer un total de diecinueve.

Aprovechando las vacaciones de verano, Hassan y él cogen el coche y se van a la aventura. Recalan por casualidad en un pueblo de Tennessee llamado Gutshot donde conocen a una mujer que les da un pequeño trabajo: hacer entrevistas a los trabajadores de su fábrica de cara a hacer una especie de historia del lugar.

Nos encontramos ante una novela de corte juvenil romántico, especialmente indicada para un público joven, de doce años en adelante. A mí quizás me ha pillado ya un poco carroza y estoy segura de que no la he disfrutado tanto como seguramente lo hará una persona con unos cuantos años menos (no digo cuántos, no me seáis cotillas). Lo cual no quiere decir que no me haya gustado, pues me ha resultado una novela muy entretenida y la historia es en cierto modo interesante, pero está claro que no entro dentro del público objetivo

Colin está un poco harto de tanto fracaso amoroso. No entiende por qué sus relaciones con las diecinueve Katherines con las que ha salido no han funcionado nunca. Él piensa que la posibilidad de que una pareja funcione o no puede medirse matemáticamente y se come constantemente el coco, con fórmulas, ecuaciones, variables y más para desarrollar una fórmula matemática que prediga cuánto va a durar el amor: el teorema Katherine.

La novela comienza casi como una película road movie (tipo Thelma y Louise) aunque, desafortunadamente para mí, no aparece Brad Pitt en sus años mozos y, afortunadamente para Colin y Hassan, discurre por otros derroteros. Al final, nos encontraremos con una novela en la que predomina el amor, las reflexiones sobre éste, la amistad, aventuras adolescentes… en un coctel que convierte “El teorema Katherine” en una novela muy entretenida y fácil de leer. Aderezada con fórmulas matemáticas, eso sí, y alguna escena especialmente graciosa.

Colin es un chico superdotado. Eso lo veremos -además de porque se nos dice en varias ocasiones- en la forma de expresarse, la amplitud de conocimientos que tiene en las más variadas áreas, lo bien que se le dan las matemáticas… Es formal, responsable y buena gente. Lo que no me ha hecho mucha gracia es que, como casi siempre en literatura, se le presenta como una persona a la que se le dan mal las relaciones sociales. Y sí, los superdotados están a otro nivel intelectual y muchas veces hay mucho choque entre ellos y los demás niños de su edad (en la edad adulta ya no se nota tanto) pero de ahí a ser asociales… Conozco a unos cuantos niños con altas capacidades y, la verdad, son tan sociables y sociales como cualquier otro. Así que eso me ha parecido un tópico que no me ha hecho demasiada gracia. Por lo demás, Colin me ha caído bien, al igual que Hassan, su amigo del alma. Hassan es musulmán y, como buen musulmán, se reserva para la mujer con la que se case por lo que no ha salido con ninguna chica y es el encargado de recoger los pedazos del corazón de Colin cuando alguna Katherine se lo rompe.

En la novela hay un cierto toque de humor. No es una novela para reírse a carcajadas (al menos, nos ha sido mi caso) pero el humor está ahí presente en algunas escenas y diálogos chispeantes. Creo que en esto se diferencia bastante de las otras novelas de Green que, por lo que tengo entendido, tiran más al drama que a la comedia. La propia esencia de la novela, la búsqueda de un teorema matemático que explique el amor ya es humorística en sí pues no tiene en cuenta que el amor no tiene explicación racional posible

Son tres los personajes principales: Colin, Hassan y Lindsey una chica del pueblo en el que recalan y en casa de cuya madre van a vivir los chicos. No es que el autor haga un análisis pormenorizado de la personalidad de los tres jóvenes pero sí que da las notas suficientes para proporcionales entidad y para que les cojamos cariño porque cada uno, siendo tan diferentes como son, me ha gustado mucho. El que más Colin porque me ha parecido muy entrañable y me ha encantado su forma tan analítica de pensarlo todo. También me ha gustado que sea un lector empedernido y que pueda pasarse las horas muertas leyendo un libro. También cómo intenta convencer a su amigo para que vaya a la universidad a pesar de su falta de interés. Hassan es un salado y sus intervenciones no tienen desperdicio. Y en Lindsey van a encontrar una amistad desinteresada y otros horizontes diferentes.

El estilo del autor me ha parecido sencillo y cercano, adecuado al público juvenil al que va dirigido, pero bastante cuidado, sin abusar de un lenguaje coloquial o poco elaborado como a veces hacen las novelas de este género. Durante buena parte de la novela realmente no pasa gran cosa; no obstante, me resultó una lectura muy ágil y fluida, que leí en dos ratos porque las páginas pasaban rápidamente. Es una novela sencilla, agradable, entrañable, amena y entretenida que estoy segura de que gustará al público más joven.

Hay que destacar la nueva edición que ha sacada al mercado hace unos meses Nube de tinta. La anterior no estaba mal pero ésta, de lujo, es una auténtica preciosidad. Se trata de un libro en tapa dura con sobrecubierta. La tapa dura tiene un intenso color rojo (como la portada original) y en ella, en un tamaño bastante pequeño, aparece la misma imagen de la portada (la silueta de una chica con un corazón) en un color rojo más claro que el del fondo. La sobrecubierta es de color rojo y en él la chica aparece en color rojo y el corazón dorado. Es muy fina y elegante



Conclusión final


En definitiva, “El teorema Katherine” es una novela juvenil fresca y entretenida que he leído en dos ratos y me ha resultado muy agradable

Podéis comprarla en Popular libros


miércoles, 20 de abril de 2016

“La lluvia en la mazmorra” - Juan Ramón Biedma



Ya os he dicho varias veces que me gusta mucho la colección Off Versátil de novela negra por lo que miro atentamente cada uno de sus títulos y, si puedo, les hago un hueco. En este caso no tuve ni que pensármelo porque Juan Ramón Biedma es casi un autor de cultor para muchos lectores y yo no había leído nada suyo. Os adelanto que me ha parecido un gran escritor y “La lluvia en la mazmorra” una novela muy original

Éstas son mis impresiones


Juan Ramón Biedma

Entre las numerosas biografías falsas que circulan sobre Juan Ramón Biedma podemos concluir sin demasiadas garantías que nace en Sevilla, estudia Derecho y se dedica durante años a la gestión de emergencias, actividad que comparte con la de editor, locutor de radio y guionista y crítico cinematográfico, así como con la colaboración en diversas publicaciones y antologías.

El manuscrito de Dios (2004) supone su debut literario, al que le siguiera otras seis novelas, entre ellas, El imán y la brújula (2007) que consigue los premios Hammett, NOVELPOL y Crucedecables a la mejor novela policiaca. En el 2015 publica Tus magníficos ojos vengativos cuando todo ha pasado, obra galardonada con el Premio Valencia de Novela Negra.

Sus obras, continuamente reeditadas, citadas y seguidas por un numerosísimo grupo de lectores incondicionales, han sido traducidas hasta ahora al portugués, griego, alemán, ruso y turco.

Ha ganado varios premios de novela negra:

Premio Hammett mejor novela policíaca 2007
Premio NOVELPOL mejor novela policíaca 2007 y 2010
Premio Especial de la Dirección de la Semana Negra de gijón 2010
Premio VALENCIA DE NOVELA NEGRA 2014



Datos técnicos

Título: “La lluvia en la mazmorra”

Autor: Juan Ramón Biedma

Editorial: Versátil, colección Off Versátil

Edición: rústica con solapas

Editado en febrero de 2016

Páginas: 400

ISBN: 978-84-16580-26-2

Precio: 21 euros en papel



Argumento

Durante los tres últimos días del mandato del general Primo de Rivera, la disputa por controlar un paquete de cartas destinadas a Alfonso XIII, redactadas por algunos de los prohombres más poderosos del país, obligan al escritor Enrique Jardiel Poncela, a una solitaria profesora, a una joven dramaturga y a un sereno de oscuro pasado a convertirse en detectives para realizar una indagación que los conducirá desde los ambientes teatrales y artísticos menos conocidos hasta algunos de los parajes más extravagantes del Madrid de los años treinta: apuestas clandestinas de riesgo extremo, teatros de autómatas, el tráfico de cadáveres con las facultades, asilos de actores, los llamados Cementerios Ambulantes o la vida oculta de la aristocracia más próxima a la monarquía; recorrido que desvelará un entramado trascendental para el futuro del país.



Impresiones

La historia se sitúa en Madrid, durante los últimos días del mandato del general Primo de Rivera. Éste ha echado un órdago a la clase política requiriendo la confianza para su gobierno. Hay gente interesada en que no se le otorgue mientras que el sector más tradicional quiere que continúe al mando del gobierno. El rey Alfonso XIII puede tener la última palabra y una serie de personas pretenden mover su voluntad utilizando para ello unas cartas escritas por ciertos prohombres de la sociedad madrileña. Cartas que se encontraban en manos de la mejor actriz del país la cual es asesinada en la que será su última función de teatro. Pero las cartas no se encuentran en su poder y el grupo conspirador hace lo imposible para encontrarlas.

A
Teatro Real de Madrid
l día siguiente del asesinato de la actriz, su médico personal desaparece. Su hija es perseguida por unos maleantes y un sereno la salvará. Éstos dos personajes junto a Enrique Jardiel Poncela, el escritor y amigo personal del doctor, se meterán a detectives aficionados e intentarán encontrar al médico y, si puede ser, salvar la situación

“La lluvia en la mazmorra” es una novela muy original, tanto por su argumento, como por sus personajes y, sobre todo, por su estructura en forma de obra de teatro. Como podemos leer debajo del título, es una “tragicomedia criminal de los años treinta en cuatro prólogos, tres actos, dos epílogos y un comentario del autor”. Los diferentes actos están divididos en capítulos o escenas, aquí denominados “cuadros”. Es novela pero se acerca a una obra de teatro, género al que rinde homenaje. Podríamos hablar de “novela teatralizada”. Esto se nota en los diálogos de los personajes que vienen precedidos del nombre del personaje que habla en cada momento, en las descripciones de algunas escenas, muy parecidas a las que podemos encontrar en una obra de teatro, etc… Un teatro y sus camerinos es uno de los escenarios de la novela, la asesinada es una famosa actriz de teatro, la hija del médico escribe obras de teatro y pretende estrenarlas y, finalmente, tenemos al propio Enrique Jardiel Poncela, un conocidísimo autor de teatro. Todo ello contribuye a crear una atmósfera que, sin dejar de ser una novela, recuerda mucho a las obras de teatro. Hace mucho que no leo obras de teatro pero tuve una época en la que me gustaba hacerlo (me sigue gustando pero no me ha cuadrado últimamente). También asisto a representaciones teatrales cuando puedo (que es más bien poco pero, al menos, intento ir alguna vez al año)

Dicen que es una “tragicomedia criminal” y es totalmente cierto. Por un lado, estamos ante una tragedia pues hay elementos trágicos como la vida de la actriz asesinada, la situación de alguna de las zonas de Madrid por donde van a pasar los personajes, las circunstancias personales de algunos de los personajes secundarios…

T
Primo de Rivera
ambién es una comedia y, en algunos casos, casi roza lo que se dio en conocer como el teatro del absurdo (a este respecto y, por si queréis haceros una idea de cómo es, os recomiendo “La cantante calva” de Ionescu). La propia situación de la hija del médico, el sereno y Enrique Jardiel Poncela investigando es bastante cómica . El sentido del humor impregna toda la novela: un humor caústico, irónico, inteligente, que desde luego no recurre al chiste fácil sino a los diálogos chispeantes y a lo absurdo de las situaciones (por ejemplo, todo lo que ocurre en la casa del conde, la mazmorra, es realmente cómico si lo piensas bien o lo relacionado con el mayordomo…). Los diálogos en los que está presente Jardiel Poncela no tienen desperdicio, con frases para subrayar (que, me imagino, las habrá dicho él mismo y estarán sacadas de sus obras)

Finalmente, es una novela negra y por eso está incluida en la colección Off Versátil. En ella hay asesinatos, secuestros, palizas, traiciones… Contiene giros inesperados y bastantes sorpresas. La verdad es que es prácticamente imposible prever adónde te va a llevar el autor e incluso hay veces que me hizo dudar que todo eso pudiera llegar a un buen puerto. Pero el autor tenía todo muy claro en su cabeza y, aunque a través de giros, vueltas y revueltas, nos lleva donde quiere y nosotros no podemos hacer más que seguirle

Pero no sólo eso. También es una novela histórica. No sólo por estar situada en los años 30 (en los tres días anteriores a la dimisión del dictador Primo de Rivera) sino porque también, algunos de los personajes que en ella aparecen existieron de verdad y algunos hechos ocurrieron. Personajes como Primo de Rivera, el rey Alfonso XIII o el propio Enrique Jardiel Poncela. El autor nos lleva de la mano en un recorrido por Madrid, desde el más suntuoso del Teatro Español y los palacios de los nobles madrileños (la mazmorra del título es el palacio del conde de Alivenza) al Madrid más sórdido de las fábricas donde trabajan niños y mayores que enferman por las sustancias con las que se contaminan, el Madrid de los burdeles, de las calles sucias y peligrosas donde se pasean a sus anchas los maleantes…

Y, finalmente pero no menos importante, también tiene un importante contenido de metaliteratura: su estructura en forma de obra teatral, el que uno de los protagonistas principales sea Enrique Jardiel Poncela, el que se haga referencia a algunas obras teatrales o el que dos policías realicen sus interrogatorios en forma de discurso de algunos fragmentos de “La venganza de don Mendo” de Pedro Múñoz Seca son metaliteratura pura y dura

Y
autómata
a veis que es una novela bastante compleja en la que, además de una estructura peculiar, podemos encontrar diversos géneros. Una mezcla que gracias al buen hacer del autor, funciona. No había leído anteriormente nada suyo aunque me constaba que era casi un autor de culto para algunos lectores; no me extraña tras haber leído esta novela que su prosa sea tan apreciada porque consigue sacar adelante con gran maestría una obra que a mí me parece sumamente complicada y, encima, logra construir una novela que, además de bien escrita, es sumamente entretenida para cualquier tipo de lector. Es la típica novela difícil de escribir pero fácil de leer.

Una de las cosas que más me han gustado de la novela es el propio personaje de Enrique Jardiel Poncela. De él dice la wikipedia : “Su obra, relacionada con el teatro del absurdo, se alejó del humor tradicional acercándose a otro más intelectual, inverosímil e ilógico, rompiendo así con el naturalismo tradicional imperante en el teatro español de la época. Esto le supuso ser atacado por una gran parte de la crítica de su tiempo, ya que su humor hería los sentimientos más sensibles y abría un abanico de posibilidades cómicas que no siempre eran bien entendidas”. Os juro que cuando más arriba he hablado del teatro del absurdo, aún no había buscado información sobre el autor en google pero está claro que acerté al comparar esta novela con aquellas obras de teatro del absurdo que leí hace años y con las que tanto me reí.

De Jardiel Poncela sólo he leído, hace muchos años, “Eloísa está debajo de un almendro” y tengo muy buen recuerdo de ella, una de sus obras de teatro más reconocidas. Los diálogos del dramaturgo me han parecido tan chispeantes que me han dado muchas ganas de leer más obras suyas




Conclusión final

“La lluvia en la mazmorra” ha resultado ser una lectura muy original, tanto en estructura, como en personajes, trama y forma en la que ésta se desarrolla. Una novela de complejo fondo, bellamente escrita y muy entretenida para el lector

Podéis comprarla en Popular libros


martes, 19 de abril de 2016

“Maestra” - L. S. Hilton



“Maestra” acaba de publicarse en nuestro país y viene avalado por su gran éxito internacional. La faja que acompaña al libro dice que atrapará a los lectores de La chica del tren y la serie Millenium de Stieg Larsson. Como esos libros me encantaron, estaba deseando empezar este libro (además, a una amiga con la que suelo coincidir le había encantado)

Éstas son mis impresiones



L. S. Hilton

L.S. Hilton creció en Inglaterra y ha vivido en Key West, Nueva York, París y Milán.

Tras licenciarse en Oxford, estudió Historia del Arte en París y Florencia. Ha trabajado como periodista, crítica de arte y locutora y vive en Londres. A

ctualmente colabora con Erina Cressida Wilson en el guión de la película.



Datos técnicos

Título: “Maestra”

Autora: L. S. Hilton

Traductor: Santiago del Rey

Editorial: Roca

Publicado por primera vez en marzo de 2016

Encuadernación: tapa blanda con solapas

ISBN: 9788416498017


Páginas: 352

PVP: 18,90 Euros en papel



Argumento

De día, Judith Rashleigh es una joven ayudante en una prestigiosa casa de subastas de Londres. De noche, se convierte en una acompañante seductora y segura de sí misma en un sórdido club de alterne del centro de la ciudad.

Pero cuando Judith descubre un fraude millonario en el mundo del arte y es despedida antes de poder denunciarlo, su doble vida se ve radicalmente trastornada.

En su desesperación, huye a la Riviera francesa con un rico cliente del club y accede a un mundo tan glamouroso como corrupto.

Durante todo este tiempo, Judith ha aprendido a vestir elegantemente, a hablar con acento impostado y a actuar con los hombres. Ha aprendido a ser una buena chica. Sin embargo, tiene una amiga que una buena chica como ella no debería tener: la rabia.

Al saber que los tentáculos del complot pueden alcanzarla, Judith tiene que confiar en su fuerza de voluntad y traspasar todos los límites para poder sobrevivir.



Impresiones

Judith Rashleigh es una joven que, tras finalizar sus estudios de Arte, ha conseguido un trabajo en una casa de subastas de Londres. El problema es que en su trabajo no se le reconoce su valía y, encima, está muy mal pagado. Una conocida le habla de una especie de club del alterne en el que chicas jóvenes y guapas se dejan querer (se dejan “conquistar” por clientes que, en un “se ve pero no se toca”, se dejan en el club sus buenos dineros) y decide trabajar allí.

U
Whistlejacket de Stubbs
n día descubre por casualidad que en la casa de subastas están preparando un fraude millonario relacionado con una obra recién descubierta de un pintor que le gusta mucho (Stubbs). Al descubrir el fraude, es despedida. Huye a la Riviera francesa con uno de sus clientes y allí conoce el mundo del gran lujo; decide que ella también quiere vivir rodeada de lujos y elaborará un ambicioso plan para, ella también, formar parte de ese mundo

“Maestra” es un thriller con un componente erótico. Y mis impresiones son ambivalentes porque la parte de thriller me ha gustado mucho mientras que la parte erótica no me ha gustado nada. La parte de thriller, efectivamente, es muy interesante. Todo lo relacionado con el mundo de arte (del que la autora se revela una experta conocedora) me ha parecido interesantísimo yme ha tenido con la tablet en las manos en todo momento buscando las obras que citan en la obra y que, desgraciadamente, no conocía. También lo relacionado con el mundo de lujo me ha gustado. Ya sabemos que la gente que vive bien vive realmente bien pero me ha gustado verlo desde dentro. Tiene sus cosas buenas (evidentemente, a todos nos gusta ir a buenos restaurantes, a hoteles de lujo, poder comprar ese Chanel que le regalan a Judith, dar una vuelta en un velero…) y sus cosas negativas (el papel de muchas mujeres por ejemplo. Vale, que ya sabemos que esas modelos despampanantes no están con esos espantajos viejos, sebosos y asquerosos por amor al arte pero, sinceramente, creía que las trataban relativamente bien. Pero ver, por ejemplo, que no son sólo un jarrón sino que tienen que comportarse como auténticas geishas, sin hablar salvo que se les pregunte, dando a sus amantes la comida en la boca, etc… ¿pues que queréis que os diga? ¡que se metan los chaneles por donde les quepan! Jajaja). Como digo, todo ese mundo del arte, de las subastas, de los robos de guante blanco, del lujo… todo me ha parecido muy interesante y me ha gustado leerlo. Además, la parte del thriller tiene un argumento consistente, está bien desarrollada, mantiene el ritmo y la tensión… En definitiva, como thriller es una buena novela

E
Judit decapitando a Holofernes (Artemisa gentileschi)
l problema con que me he encontrado es la parte erótica que no me ha gustado y, además, creo que sobraba en la mayor parte de sus escenas. Al principio estaba bien e incluso la parte del Gastaad Club es necesaria porque de algo que pasa allí y alguien que Judith conoce allí deriva todo lo demás. Incluso, me ha resultado interesante que existan clubs como ése. Que no es un prostíbulo, sino un lugar donde hombres ricos van a “ligar” con mujeres. Digamos que las mujeres, que no son clientas del lugar sino trabajadoras, se dejan querer y así el ego masculino se ve satisfecho al creer que han ligado con bellas mujeres. Pero, una vez que salimos del Gaastad Club, la parte erótica me pareció exagerada y, a veces, incluso fuera de lugar. Como si se hubiera querido aprovechar el tirón que (parece) todavía tiene la novela erótica. Y no sólo eso, sino que el lenguaje usado en esta parte no me gustó nada. Las cosas se pueden decir de muchas maneras y para mí el erotismo tiene que ser elegante (si no lo es, entiendo que estamos ya ante otra cosa distinta). He leído novelas eróticas que utilizan un lenguaje elegante y no por ello dejan de ser menos “calientes” pero cuando, como aquí, se busca el taco por el taco, el lenguaje se vuelve soez y a mí no me gusta. Y menos cuando la novela es, básicamente, un thriller y no una novela erótica. La trama del thriller tenía bastante fuerza para no necesitar complementarla con un erotismo que, además, no pega con el tipo de novela que es (siempre en mi opinión, por supuesto). Sin ella creo que la novela hubiera ganado muchísimo.

La historia la narra Judith, en primera persona. Es ésta una apuesta arriesgada. No porque no me parezcan atractivas las novelas narradas por el protagonista –de hecho, me encantan- sino porque Judith es una persona con la que es difícil empatizar. Tampoco es que eso sea un problema, no es la primera ni será la última novela narrada por un malvado que, no obstante, me haya gustado. El problema con el que me he encontrado es que no le he llegado a entender en ningún momento. No he comprendido cómo una persona normal y corriente (como parecía ser Judith al principio de la novela) hace las cosas que Judith acaba haciendo. Y, encima, de forma tan fría, sin despeinarse, sin apenas sentir remordimientos. Empezamos con una joven inteligente y parece que modosita, muy amante del arte, que sólo aspira a medrar en su trabajo y que se le encomienden tareas para las que se considera válida. Una joven que disfruta mucho con el sexo. Vale hasta aquí. Pero llega un momento que la vida le lleva por unos derroteros que, sinceramente, creo que la mayoría de las mujeres normales no pisaríamos ni por necesidad. Y si, por lo que sea, nos viéramos metidas en algo así, como mínimo nos encontraríamos fatal, llenas de remordimientos; y no repetiríamos la experiencia. Como digo, no he conseguido entender la evolución personal de la protagonista, no la he entendido ni me he metido en su piel y eso ha sido un lastre al ser, encima, ella la narradora. No me puedo parar más en este tema sin desvelar aspectos sustanciales de la trama pero supongo que los que han leído la novela ya se imaginan por dónde voy

L
Danae la princesa de Argos
a autora utiliza un lenguaje sencillo –que, en las escenas eróticas se convierte en vulgar-, mezcla en una proporción adecuada la narración con el diálogo, mantiene el ritmo y la tensión narrativa y, en definitiva, conocer la forma de escribir un thriller. El ritmo no es vertiginoso; probablemente porque las escenas eróticas, las relacionadas con el lujo y las relativas a obras de arte lo frenan pero, no obstante, la lectura resulta amena y entretenida.

Lo que más me ha gustado de esta novela, ya lo he dicho más arriba, son las numerosas referencias a obras de arte que en la mayoría de los casos no conocía. Gracias a la tablet y a google he podido verlas “in situ”y la verdad es que son una maravilla. Y no sólo me han gustado las propias obras de arte sino todo ese mundo que gira alrededor: las subastas, los coleccionistas, los negocios sucios… Todo ello me ha parecido muy interesante

En definitiva, “Maestra” es un thriller entretenido que tiene una parte que me ha resultado muy interesante pero está aderezada con otras partes que, además de interesarme menos, creo que despistan la atención del lector hacia aspectos no tan relevantes de la historia en sí (que tenía un gran potencial)

Eso sí, no tengo ni idea del porqué del título (que, además, es el original en inglés)

Finalmente, quería comentaros que parece que ésta es la primera entrega de una trilogía pero que la historia es completamente cerrada y no parece dejar la puerta abierta a una continuación aunque, evidentemente, siempre es posible recuperar alguno o algunos de los personajes y meterlos en otra aventura



Conclusión final

“Maestra” es una novela que mezcla thriller, el mundo del arte, el mundo del lujo y un toque erótico y que creo que estaría mejor sin este último ya que ni aporta nada especial ni me gusta cómo se ha planteado. Por otro lado, una novela para pasar un rato entretenido

Podéis comprarlo en Popular libros

  1/2